22 mayo, 2024

la medida desesperada que han propuesto en Alemania para cumplir con los objetivos de emisiones

«Una reducción equivalente del rendimiento del tráfico sólo sería posible mediante medidas restrictivas que sean difíciles de comunicar a la población, como prohibiciones de circulación a nivel nacional e indefinidas los sábados y domingos», ha dicho el Ministro de Transporte alemán, Volker Wissing.

En esta carta dirigida a los líderes de los grupos parlamentarios, que ha desatado todo tipo de opiniones negativas, el ministro ha dado a entender que si Alemania no cumple los objetivos de la ley climática, habrá que tomar medidas drásticas, como la de prohibir conducir los fines de semana.

Cuando no llegas a los objetivos y te entran las prisas

Las emisiones de gases de efecto invernadero de la mayor economía de Europa cayeron al nivel más bajo en 70 años en 2023, pero el sector del transporte no ha cumplido sus objetivos climáticos y tampoco se ha lanzado un programa para conseguirlo, explica Reuters. Según la actual ley climática, las industrias en Alemania deben reducir las emisiones nocivas en un 65 % entre 1990 y 2030.

En este escenario, los distintos grupos políticos, incluidos los ecologistas, no han llegado a ningún acuerdo, lo que ha tensado a Wissing. Recordemos que Wissing es miembro del Partido Democrático Libre y desde hace tiempo se opone a medidas climáticas como reducir los límites de velocidad en las autopistas. Ahora, está presionando para que el Gobierno federal introduzca una enmienda para permitir que las industrias más contaminantes emitan más de lo legalmente aceptable, siempre y cuando otras industrias contaminen menos para equilibrar así la balanza en el país.

Alemania 1
Alemania 1

Así que la única salida que ha visto ha sido la de lanzar un globo sonda asegurando si las reformas planificadas no se aprueban en el parlamento antes del 15 de julio, el Ministerio de Transporte se vería obligado a presentar un «programa de acción inmediata que garantice el cumplimiento de los niveles anuales de emisiones del sector del transporte» hasta 2030, lo que incluye la prohibición de conducir los fines de semana.

El anuncio ha sido calificado por los grupos políticos como «rumores infundados» o «alarmismo mediante propuestas absurdas». Las organizaciones ecologistas, incluidas Greenpeace, la Federación Alemana para el Medio Ambiente y la Conservación de la Naturaleza y Fridays for Future critican la supresión prevista de objetivos de emisiones individuales. Temen que un cálculo global oscurezca el impacto de ciertos sectores, especialmente el sector del tráfico, que frecuentemente no cumple los objetivos.

Ver fuente