30 mayo, 2024

El nuevo coche de Alfa Romeo se llamaba Milano. Le han tenido que buscar otro nombre porque Italia dice que es ilegal si no se fabrica allí

Jamás el nombre de un coche duró tan poco: el Alfa Romeo Milano ha pasado a llamarse Alfa Romeo Junior seis días después de su presentación. Visto y no visto. El rebautismo viene por la guerra abierta que mantiene Stellantis con Italia: el Gobierno transalpino ha declarado esta denominación ilegal.

Curiosamente, no es la primera vez que Alfa Romeo desecha el nombre de Milano para uno de sus coches: también lo tuvo que hacer hace 15 años.

«Stellantis agradece al Gobierno la publicidad provocada por este debate»

Que Stellantis haya decidido llevarse fuera de Italia la producción de un Alfa Romeo por primera vez en la historia ha sido considerado un asunto de Estado. Tanto como para miembros del Ejecutivo italiano lo hayan tachado de ilegal.

«La ley estipula que no se pueden dar denominaciones que induzcan a error a los consumidores. Por tanto, un coche llamado Milano debe producirse en Italia«, señaló la semana pasada Adolfo Urso ministro de Industria de Italia. También la primera ministra, Giorgia Meloni, criticó este movimiento de Stellantis: «Si quieres vender un automóvil [anunciándolo] como una joya italiana, ese automóvil debe fabricarse en Italia».

La normativa en cuestión existe: está vigente desde 2003 e impide vender productos con nombre italiano que no se fabriquen en este país. Aunque, seguramente, el Gobierno italiano lo que buscaba es presionar para que este SUV urbano se produjera en Italia. Stellantis les ha soltado un revés que ni Roger Federer.

Alfa Romeo Milano
Alfa Romeo Milano

«A pesar de que Alfa Romeo cree que el nombre cumple con todos los requisitos legales y que hay cuestiones mucho más importantes que el nombre de un automóvil nuevo, Alfa Romeo ha decidido cambiarlo de «Milano» a «Junior» con el espíritu de promover el entendimiento mutuo», explica el gigante automovilístico. Más bien evitar una batalla legal.

La denominación Milano fue escogida por el público, pues Alfa Romeo preguntó a los fans de la marca el nombre que debería llevar su primer SUV urbano y primo hermano del Peugeot 2008.

Hasta presumen que ha sido un placer invertir tiempo en el renombre del coche: «Con una historia única y una lista interminable de nombres para elegir, el cambio de nombre no fue un problema. De hecho, fue un placer repasar la lista de nombres seleccionados como favoritos de las sugerencias del público». Y la guinda: «Stellantis agradece a fans y medios la atención prestada a este coche, pero sobre todo «al gobierno por la publicidad provocada por este debate». El clásico que hablen de ti aunque sea mal.

Alfa Romeo Guilietta
Alfa Romeo Guilietta

El Guilietta iba a llamarse Milano en un principio, pero la marca también se lo cambió

Milano, un nombre que Alfa Romeo ha cambiado dos veces. El sucesor del Alfa Romeo 147 fue el Alfa Romeo Giulietta, lanzado en 2010. Pero en realidad este compacto iba a llamarse Milano: la firma acabó por cambiarle nombre en el último momento.

En aquella ocasión el Gobierno italiano no tuvo nada que ver, sino los trabajadores milaneses. Tampoco podía pues el Guilietta se fabricó en Italia. La denominación se escogió justo cuando el Grupo Fiat había decidido trasladar las operaciones en Milán a Turín, lo que supuso reubicaciones pero también despidos.

Así, Alfa Romeo decidió cortar por lo sano y cambiar el nombre para quitarse de problemas, como ha ocurrido ahora por mucho que saquen pecho. Junior es una denominación ya conocida además: la llevó el coupé sesentero Alfa Romeo GT 1300 Junior, llegado en 1966. Un nombre que ahora será también recordado como denominación protagonista en la guerra entre Italia y Stellantis.

Batalla que seguramente tendrá más asaltos, pues el Alfa Romeo Junior se va a seguir ensamblando en la factoría de Tychy, en Polonia, porque les sale mucho más rentable. Y no será el único modelo de firmas italianas cuya producción se lleven fuera: también lo hará el Fiat 600. Y aún queda por abrir el melón de dónde se dará salida a los nuevos modelos de la resucitada Lancia para Europa.

Ver fuente