22 mayo, 2024

“Cada vez veo menos pasión en los tenistas”

Si eres de los que se quedaba de madrugada viendo el tenis en Teledeporte, estás en el sitio correcto. Casi una década después, Tomàs Carbonell vuelve al lugar donde fue feliz y Punto de Break se sienta con él para rescatar aquellos recuerdos.

Y mira que Tomàs Carbonell (Barcelona,1968) tuvo una carrera más que decente como jugador, pero la barrera mediática no la rompería hasta el día que se convirtió en el compañero de aventuras de Arseni Pérez en Teledeporte. Juntos nos acompañaron durante años, contándonos la irrupción de un extraterrestre llamado Rafael Nadal, aunque también las hazañas de otros genios como Roger Federer o Novak Djokovic. Hoy el circuito muestra una cara totalmente distinta, pero el catalán sigue enganchado a un deporte inigualable. Aprovechando su regreso a RTVE en este Conde de Godó 2024, Punto de Break se cita con Tomàs para dialogar sobre los temas de actualidad.

De vuelta a los orígenes.

Ha sido una sorpresa. Se dio la oportunidad por la vacante de Àlex Corretja y a mí me pareció increíble volver. Estoy ilusionado con estos dos torneos, en principio solo hemos hablado de Barcelona y Madrid, para mí está fantástico, son los dos torneos más importantes que tenemos.

Tu dupla con Arseni marcó a toda una generación, ¿estás de acuerdo?

Si somos honestos, nos marcó Nadal. Fue el boom de Nadal, que ganaba todo e ilusionaba de manera increíble a los aficionados del tenis y a los que no lo eran. Nosotros tuvimos la suerte de subirnos a esa ola. Luego estaba la pasión que tanto Arseni como yo le poníamos, no era un asunto de horas ni de minutos, nos encantaba pasar todas esas madrugadas transmitiendo a la gente. La irrupción de Rafa fue tan bestia en este país que a las 03:00 de la madrugada nos veían 300.000 personas.

¿Recuerdas cuál fue vuestro último partido juntos?

La verdad es que no, soy muy malo para la fechas, pero han pasado muchos años desde la última vez. Con Arseni es especial, hemos pasado muchas horas juntos. Yo soy muy pasional, si no es con pasión prefiero no hacer nada. Arseni también vive esto como si fuera el último de sus días, así que entre los dos nos contagiamos.

La pregunta del millón: ¿por qué dejaste de comentar?

No lo sé […] A veces pasan cosas extrañas, sobre todo en entidades tan grandes como RTVE, pero yo siempre he tenido una relación impecable con todo el mundo que ha trabajado aquí. A veces suceden imprevistos pero, sinceramente, no tengo ni idea.

¿Qué es lo más gratificante de ser comentarista?

A mí lo que más ilusión me hace es que alguien me diga: ‘Contigo aprendí cosas’. Para mí eso es lo máximo, eso paga todas las horas de espera y de comentarios, lo demás es secundario. Una de las cosas que me hacen volver es esto, ser didáctico y enganchar a la gente de nuevo con este deporte que tanto nos ha dado.

Tomàs Carbonell en su etapa de jugador.

 

¿Contarás el tenis de la misma manera o ha cambiado algo?

No puedo contar lo mismo, me convertiría en un elefante, toca adaptarse. Lo que pasaba hace 8-9 años no es lo mismo que pasa ahora, dentro de esas cosas hay algunas que me gustan y otras que no me gustan. Intentaré ser fiel a mí mismo, expresado tanto lo que me gusta como lo que no.

¿Qué cosas han cambiado?

Algunas están mejorando mucho, como los premios y la calidad de los torneos. Los jugadores también evolucionan con su tenis. En lo negativo, te diría que cada vez veo menos pasión, a mí me gustan los jugadores que juegan para la gloria, pero cuando eres multimillonario… un cero más o un cero menos cambia poco. Me quedo con la gente que lo hizo como Federer, o como lo sigue haciendo Djokovic, gente que juega para ganar Grand Slams, que lo seguiría haciendo incluso gratis. Esto se está perdiendo un poco con las nuevas generaciones, con la excepción de Jannik Sinner. El resto está perdiendo esa visión romántica que yo tengo de este deporte.

¿Por qué salvas a Sinner?

Como dicen los americanos, Sinner es tenista 24/7 los 365 días del año. Tú lo ves hablar y te das cuenta que para él no hay martes ni domingos, no hay días festivos o días laborables: él quiere ser leyenda. Lo que le importa es mejorar cada día, acercarse a sus ídolos.

¿Le ves haciendo historia?

Ahora mismo creo que sí, además tiene la inteligencia para hacerlo. No solamente hay que querer, también hay que ser inteligente. Eso lo han demostrado siempre Rafa, Roger y Novak. No solamente han sido muy buenos, también han sido muy listos.

¿Se puede decir que esta época será peor que la del Big3?

Sí […] Sí, claro, ¿por qué no? Pero es que esa época es mejor que cualquiera de las épocas del mundo, es incomparable. Antes hablábamos de Sampras como el mejor de la historia, pero es que ahora hemos tenido tres Sampras de golpe. Lo que hizo Sampras lo han hecho tres al mismo tiempo, es mucho más complicado. Esto es muy difícil que se repita, con cualquier época que lo compares va a ser peor. Eso no significa que uno no pueda ilusionarse de nuevo. Para mí Sinner es una inspiración que me hace volver a ilusionarme.

¿Qué me dices de Alcaraz?

Con Alcaraz, lo primero que deseo es que se recupere de sus lesiones, algo que Sinner sí está consiguiendo, le veo más estable. Con Alcaraz veo que, en este último año, se está perdiendo muchas oportunidades por un tema físico, me cuesta pensar que tenga tantos problemas a estas edades y estando tan bien preparado. Lo primero es la salud, cuando recupere la salud podremos hablar de otras cosas.

Carlos Alcaraz en acción.

 

¿Qué te gusta de Carlitos?

Lo que más me gusta es lo que transmite en una pista, justo lo que no tiene Sinner. Con el tiempo, Sinner será un jugador del que se hablará mucho por sus títulos, pero Alcaraz tiene algo que no tiene nadie: cuando él juega, tú quieres jugar con él. Eres partícipe en sus partidos, cuando hace un punto te levanta de la silla. Sinner tiene otras cosas muy buenas, pero Alcaraz cuenta con esa pasión incombustible. Ojalá que la salud le acompañe, últimamente ha perdido un poco de chispa.

¿Te preocupa realmente el tema de la lesiones?

No me preocupa su carrera, pero sí estas desconexiones. Carlos es un jugador que necesita ir jugando mucho, que toma mucho riesgo, un jugador que es todo o nada. La continuidad le ayuda mucho a ser mejor jugador. Venimos de un tiempo donde decimos que Alcaraz no está cumpliendo sus objetivos y, de repente, coge y gana Indian Wells. Pero ahora, de repente, vuelve a dejar de jugar. Esto es lo que me preocupa, estas idas y venidas pueden impedir que Alcaraz esté cerca de la historia.

¿Aparte de Sinner y Alcaraz…?

Para mí están en otra liga. Ahora mismo veo a Sinner por encima de Alcaraz por un tema de regularidad, luego los de atrás pues ya hemos visto lo que pasa. De Rune se habló mucho, de Ruud se habló mucho, pero no hay otro con la calidad de Sinner y Alcaraz.

Hay gente que critica a Alcaraz cuando se lleva la mano a la oreja, que ve prepotencia cuando delante de un micrófono dice que quiere ser el mejor de la historia.

El que diga eso es un mediocre, yo jamás le he visto a Alcaraz un gesto despectivo hacia nadie. Otra cosa es que la confianza en ti mismo sea despectiva haca el resto, pero yo jamás he escuchado una palabra fea de Alcaraz hacia nadie. Precisamente, yo lo que le compro es justo eso, independientemente de un drive o un revés, a mí Alcaraz me transmite con lo que hace antes y después de cada punto. Lo demás ya lo he visto en otros jugadores, mejor o peor, pero ese magnetismo lo he visto en pocos atletas. Ese magnetismo no lo debe perder.

No debe ser fácil lidiar con tanta presión.

Para mí es un fenómeno, tiene 20 años, tendrá momentos mejores y otros peores. Es una bendición que nos ha caído, porque cuando tú tienes a Rafa, que es Atila, que ahora aparezca Alcaraz y esté consiguiendo esto… imagínate el tenis español en estos momentos sin Alcaraz. ¿De qué estaríamos hablando?

¿Hay crisis en el tenis español?

Venimos de  30 años de lujo constante, no comíamos en el buffet low cost, sino en el de lujo. Hemos vivido algo increíble y ahora parece que viene una época de más dificultad, pero tenía que pasar.

Tomàs Carbonell en la ATP Cup.

 

Miguel Díaz asegura que un par de años volverá todo a la normalidad.

Es posible, pero tampoco tenemos tantas balas. Yo creo que la RFET ha hecho un buen trabajo incrementando el número de torneos Challenger e ITF. Ahora mismo un jugador español puede ser top100 sin moverse de España, esto es algo que no tiene parangón, pero siempre fue un objetivo primordial. En aquel momento, ¿qué era lo que funcionaba? Italia. Pues a copiar Italia. Un país que estaba arruinado tenísticamente, ¿por qué triunfa ahora? Porque empezaron a subvencionar Challengers por toda Italia. De repente, ese italiano con talento que corría el riesgo de terminar haciendo pizzas en Calabria, apuesta por jugar cinco años más y acaba llegando en el tren de medianoche. Eso es lo que intentamos hacer y creo que lo hemos conseguido.

A más torneos, más jugadores en el top. ¿Así de fácil es la ecuación?

No siempre funciona. Los torneos lo que hacen es repescar a jugadores que igual, en otro país sin tantas oportunidades, hubieran tirado la toalla. Si tú has nacido en Letonia o Bolivia, ¿cuántos trenes te pasan al año? Quizá uno o dos. Si tú tienes 14 Challengers en España, te pasan un montón de trenes. Aquí hemos visto a Dani Muñoz De la Nava ponerse top100 con 33 años; en Letonia lo hubiera dejado a los 21. Aunque bueno, tampoco nos engañemos, la RFET no ha hecho a Rafa Nadal, no ha hecho a Carlos Alcaraz y no ha hecho a Juan Carlos Ferrero.

Hay que apuntar a la base de la pirámide.

Exacto, hay que ayudar al club de base, a las academias, a los torneos pequeños. Lo que no puede hacer son milagros, porque no tenemos el presupuesto de la USTA o la FFT. Son muy necesarios los clubes y los entrenadores, el problema es que ahora competimos con el dinero de fuera. Antes el entrenador que era bueno se dedicaba a enseñar a los jugadores locales, pero ahora es posible que le llegue una oferta de un chino o un ruso que le pague cuatro veces más. Y puede que ese jugador no tenga tanto talento, pero le paga cuatro veces más. Y el chaval de Dénia, Terrassa o Galapagar que sí tenía mucho talento, debe conformarse con un entrenador de menos calidad.

Digamos que estamos en pequeño bache.

Yo creo que sí, este socavón era esperable. Todo lo que hemos tenido no era normal, hemos vivido en la anormalidad y la hemos hecho cotidiana, es impensable. Yo no podía creerme que cuando se acabara Bruguera, aparecería Moyá. Y luego Albert Costa. Después Juan Carlos Ferrero. Y después Rafa Nadal. Ahora Carlos Alcaraz. De verdad, es impensable.

Hablemos de Rafa.

Rafa ahora mismo vive una situación muy complicada […] Pero mira, su sola presencia por el club ya es un premio. Todo lo que venga es bueno, él decidirá en su momento cómo hacerlo, está en una encrucijada que no es fácil. Lleva mucho tiempo sin competir, pero Rafa no entiende la competición sin ganar. Él aquí viene a ganar, por mucho que tú le digas que no está bien, por mucho que le repitas que venga aquí a disfrutar… todo eso es literatura barata. Él quiere ganar, entonces, si no se ve para ganar, no va a jugar. Luego, cuando llega el momento de la verdad, él siente una ansiedad muy grande porque necesita pensar que va a ganar el torneo. Pero esto ahora está muy difícil.

¿Existe la retirada perfecta?

Dime grandes campeones que se hayan retirado de una forma perfecta […] Hay muy pocos, incluso Federer estuvo un año estirando la cuerda. Lo que yo me pregunto es, ¿no tiene derecho Nadal a intentarlo las veces que le dé la gana? ¡Por supuesto! A Indurain no le dejaron retirarse, no le dejaron correr por placer, la gente le seguía exigiendo. Rafa se ha ganado el derecho a decidir lo que quiera.

Rafa Nadal en rueda de prensa en el Godó 2024.

 

El problema es salir ahí fuera y no dar el nivel.

Veo complicado que pueda ser competitivo y llegar a rondas finales pero, como soy un nostálgico, todavía me genera mucho placer verle por aquí entrenando y generando tanto cariño de la gente. Me hace conectarme con lo que viví, es un activo tan importante que puede hacer lo que quiera.

¿Cómo explicar lo que ha significado Rafa para el tenis español?

Habría que ir a la piedra de Roland Garros, donde están sus títulos, y hacer una foto. Cuando tú le digas a alguien que hubo un chico que ganó todo eso en un torneo, te dirá que has hecho Photoshop, que es mentira, que es imposible. Lo que ha hecho Nadal es imposible.

¿Nunca volveremos a ver nada igual?

¡Pero imposible! Imposible de repetir. Me faltarán nietos para que haya alguien que logre, ya no digo repetirlo, sino acercarse a ganar 14 veces.

Nunca se sabe Tomàs, en esta vida todo es posible…

¿Pero 14 veces un Grand Slams? ¿Qué me estás hablando? Tú coge 14 años de tu vida, siempre las mismas fechas. Un año tendrás dolor de barriga, otro año lo habrás dejado con la novia, siempre te pasará algo. Rafa, en 18 años que ha competido allí, ¡¡ha ganado 14 veces!! Hablamos de un torneo de veinte días, con un antes y un después. Yo viví los cinco Wimbledon de Borg y ya decían que era imposible…

Por eso te digo, los récords están para superarse.

Pero esto no, porque el mundo ha cambiado, ahora es todo más inmediato. El millonario ahora quiere vivir de millonario mucho antes. La humildad de un Rafa cada vez se ve menos, él no tiene prisa por mostrar lo millonario que es, ahora el deportista tiene prisa. El jugador que gana una cantidad importante de dinero, enseguida quiere vivir ese tipo de vida, lo cual te llevará a perder mucha competitividad. Los próximos campeones, si les da por ganar cinco veces allí, ya se pueden volver locos. Pues aún tendrían que ganar nueve veces más para alcanzar a Rafa, por eso es totalmente imposible.

Ver fuente