17 mayo, 2022

Juan Carlos López Tovar | Asowest presenta: ¡Historia de los Toros Coleados!

Juan Carlos López Tovar - Asowest presenta ¡Historia de los Toros Coleados! - FOTO

Los toros coleados son una tradición venezolana nacida en tierras españolas y que, a lo lago de la historia, ha ido evolucionando hasta devenir en un deporte competitivo

AVD.- La historia de los ‘toros coleados’ tiene su incepción en la suerte española, llamada ‘suerte del acoso’, del ‘derribo’ o del ‘rejón campero’. Todo esto trata de lo mismo: perseguir a caballo a un toro y hacerle caer en plena carrera, mediante una vara, la cual se apoyaba en el cuadril del animal, haciendo fuerza para derribarlo al lado contrario.

El coleo es un deporte y manifestación cultural que está en nuestra memoria. Su origen está entrelazado con la historia de la ganadería de nuestra tierra, Venezuela. En el siglo XVI, con la creación de los primeros hatos ganaderos, era común que mandarán a atrapar un toro que se iba lejos o escapaba de la manada, lo perseguían y lo agarraban por el rabo hasta que perdiera el equilibrio para derribarlo.

LEA TAMBIÉN | Juan Carlos López Tovar | ¡Conócelas! Válidas de octubre de Asowest

Para el siglo XIX, el coleo ya era un entretenimiento popular; ya las ‘mangas de coleo’ improvisadas en las calles y pueblos contaban con participación de público, personas que se aglomeraban a lo largo de estás para disfrutar de la corridas de toros y caballos.

En la ciudad de Caracas se tenía como costumbre colear en las esquinas de La Candelaria y Romualda, en algunas calles principales y en los pueblos más cercanos. Durante el gobierno de José Tadeo Monagas (1847-1858) esta actividad logró mucho auge, debido que en ella participaban ganaderos, militares y jovencitos aficionados, que siempre estaban con grupos musicales, concursos, premiaciones y demás algarabías desde los balcones; todo esto era una festividad de mucho honor donde se realizaba.

Evolución

A medida que el calendario fue pasando, la práctica del coleo se convirtió en competencia; pasó a ser un deporte instintivo que agrupaba en la actividad al hombre, el caballo y el toro. Aunque para este momento no había reglas y era violento, no pasó mucho hasta la llegada de los reglamentos, con sus respectivas sanciones y exigencias, que hacen de los ‘toros coleados’ una actividad deportiva.

El coleo está visto como deporte por diferentes factores, entre los cuales podemos destacar: Campeonatos, Eliminatorias, Categorías, Entrenamiento, Destrezas físicas, Carácter competitivo y recreacional.

Un evento… ¡una fiesta!

La celebración de los toros coleados se realiza al aire libre, en una pista de coleo con un terreno acondicionado, que mide a lo largo 230 a 280 metros, y 10 a 12 metros de ancho, cubierta por barandas de 2 metros de altura, y construidas con tubo de hierro (las primeras eran de madera).

Este es un resumen breve de estas celebraciones culturales que todavía podemos disfrutar en algunos pueblos y ciudades de nuestro país; un deporte con historia y pasión del venezolano. Dentro de la Asociación de Eventos Western de Venezuela (Asowest) la práctica del coleo es una de las actividades que sus miembros y participantes de cualquier parte del país efectúa, dando una demostración de habilidad tanto del jinete como del caballo que sirve como instrumento durante este evento.

Por Juan Carlos López Tovar