30 mayo, 2024

Acuña está coqueteando con las 200 estafadas


Con la almohadilla que estafó en par de intentos el pasado martes, en encuentro frente a los Astros, en el Minute Maid Park de Houston, Ronald Acuña Jr. quedó a un robo de ubicarse en la décima casilla de la lista histórica de este departamento, en 58 años que llevan los Bravos radicados en la ciudad de Atlanta desde 1966.

Con un robo más llegará a 189 de por vida en siete temporadas para alcanzar al dominicano Rafael Furcal, quien en seis torneos (2000-05) logró esa cantidad en 817 partidos.

La cosecha de Acuña en los primeros 691 desafíos de su carrera es impresionante, sobre todo si se considera que se perdió la mitad de la temporada de 2021 al ser sometido a cirugía del ligamento cruzado de la rodilla derecha.

Con todo y eso, el estelar jardinero guaireño ocupa la novena casilla entre los peloteros activos con mayor cantidad de estafas, lista en la que los tres primeros lugares están en poder de Starling Marte (341/2012-24, seguido por José Altuve (295/2011-24) y Trea Turner (264/2015-24).

Rumbo a dos centenares

Aunque tuvo un lento comienzo en la cosecha jonronera de 2024, después del asombroso récord de 41 vuelacercas y 73 robos del año pasado, que le valió para la distinción unánime como Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, la zafra de estafas de Acuña en 2024 ha sido consistente.

De hecho, a mediados de la presente semana llegó a igualar el liderato del renglón de estafadas, además de figurar entre los mejores anotadores de la Liga Nacional.

A la vuelta de pocas semanas, Acuña registrará su nombre como el noveno venezolano con al menos 200 robos, un club cuya primera membresía registró Luis Aparicio el 14 de junio de 1961, en encuentro de los Medias Blancas ante los Angelinos, celebrado en Comiskey Park, que ganaron los patiblancos 4 por 1. Fue el partido número 800 de la carrera del torpedero zuliano.

Acuña, primer bate de los Bravos, va rumbo a imponer récord para criollos de llegar a dos centenares de estafas en menor cantidad de partidos.

Además de sacar provecho de las circunstancias por las nuevas reglas que permiten mayor libertad de circulación, por los límites de intentos de sorprender, el uso del cronómetro y el aumento del tamaño de las almohadillas, saca ventaja a su agresividad. Además, es un primer bate que puede embasarse con mucha frecuencia, que sabe cómo desenvolverse en las bases, tal y como lo demuestran dos lideratos de estafador obtenido en sus primeras seis temporadas, una verdadera pesadilla para los catchers enemigos.

La entrada Acuña está coqueteando con las 200 estafadas se publicó primero en Líder en deportes.



Fuente: Líder en Deportes