16 abril, 2024

El secreto tras la resurrección de Maria Sakkari

No hay nada que humanice más que una derrota. Perder forma parte del deporte y de la vida, prácticamente. No solo eso: te da lecciones, te enseña… y, en algunas ocasiones, te puede ayudar a afrontar mejor de lo que esperabas una gran cita. Que se lo digan, si no, a Maria Sakkari.

Lo cierto es que Maria Sakkari no llegaba a Indian Wells 2024 con los niveles de confianza disparados. La griega no estaba firmando un buen inicio de año y las aguas de su banquillo estaban más que revueltas: su ruptura con Tom Hill, su entrenador «de toda la vida», había dado paso a una nueva asociación con el ex de Pegula, un David Witt al que ha loado por activa y por pasiva en sus últimas declaraciones. Sin embargo, tras su debut con victoria en el WTA Charleston 2024, Maria se sinceró en micrófonos de Tennis Channel y trató de analizar sus grandes resultados en Indian Wells y Miami, señalando, eso sí, que no está ni mucho menos satisfecha con lo que ha conseguido… y que aquella final en el desierto nació y llegó de una forma un poco extraña, con las bajas expectativas como motor principal y un bagaje muy atípico que se acabó convirtiendo en una especie de talismán.

– Primer partido en tierra batida de la temporada

«Nunca es fácil, la verdad, porque a nivel de movilidad es una superficie totalmente distinta, por supuesto. Además, solo tuve tres días para prepararme, porque quería tomarme algo de tiempo de descanso después de Miami. Siempre necesitas tiempo, pero tomaría un primer partido como este siempre, porque me sentí muy bien».

– Grandes resultados en Indian Wells y Miami, pero aspira a más

«Por supuesto que acepto el hecho de venir de un lugar en el que no estaba sintiendo demasiado mi tenis, no estaba bien. Ha habido muchos cambios, como todo el mundo sabe. Llegué a Indian Wells con muy pocas expectativas: había perdido todos los sets de entrenamiento, ante todas las jugadoras a las que me había enfrentado, por 6-1 y 6-2, resultados de ese tipo. Ahora, cuando juego un set de entrenamiento, le digo a mi entrenador que quiero perder siempre para poder llegar lejos (risas). Es broma, pero el caso es que fue con muy pocas expectativas… y por primera vez he tenido muy buenos resultados en dos torneos de forma consecutiva. Me hubiese encantado avanzar más en Miami, pero fue una de esas derrotas que aceptas y en las que interiorizas que hiciste cosas bien y que tienes que seguir ahí».

– Su nuevo entrenador, David Witt, y su gran influencia

«Hemos pasado mucho tiempo juntos en las últimas semanas. Me voy a referir a lo que ya dije en Indian Wells: es un gran tipo, un gran entrenador, me encanta estar a su alrededor. Posiblemente sea el tipo más gracioso que he conocido en mi vida; hace poco dije que era de los más graciosos, ahora te digo que es el más gracioso (risas). Es genial, estamos haciendo un gran trabajo. Es una persona realmente tranquila, eso es lo que más me gusta de todo».

– ¿Afecta su reciente éxito a sus objetivos de cara a esta temporada?

«No afecta demasiado, la verdad. Voy a tomar las cosas con mucha tranquilidad, ver qué tal va todo… sé que tengo una personalidad y un carácter proclive a los altibajos, así que voy a intentar eliminar eso y no tener demasiados bajones a lo largo del año. Ese es mi principal objetivo… y a partir de ahí, veremos con qué ranking acabo la temporada. Todavía queda muchísimo, aún nos quedan tres Grand Slams esta temporada, muchos WTA 1000, así que veremos qué tal va».

Ver fuente