21 abril, 2024

Honus Wagner dejó huella a punta de leña y velocidad


Honus Wagner, quien brilló durante 21 temporadas en las Grandes Ligas, entre 1897 y 1917 y quien fue junto a Ty Cobb, Walter Johnson, Babe Ruth y Christy Mathewson, los primeros mortales en ser ascendidos al Salón de la Fama, cumplió el sábado 150 años de su nacimiento.

Lee también: Torrens empezó con todo en la pretemporada

Este sensacional campocorto nació como Johannes Peter Wagner un 24 de febrero de 1874. Sus antepasados eran alemanes, pero le llamaban el “Holandés Volador”, apodo que también dejaba entrever una de sus cualidades: la velocidad.

Wagner disputó casi toda su exitosa carrera con los Piratas de Pittsburgh. Comparte con Tony Gwynn el récord de la Liga Nacional con más títulos de bateo, con ocho. También fue líder en slugging seis ocasiones y cinco veces se alzó como el máximo robador de bases.

Aunque Ty Cobb es indudablemente el mejor jugador de la “Era de la Bola Muerta”, muchos historiadores consideran a Wagner como el pelotero más completo de esa época.

Ed Barrow, uno de los artífices de varios de los mejores equipos de las Grandes Ligas, mientras trabaja en la Liga del Atlántico, fue el que descubrió el talento de Honus y en 1896 lo firmó con los Coroneles de Lousville. En su primera temporada Wagner bateó .335 y en la segunda .299.

En su segunda campaña ya era uno de los mejores jugadores del circuito. En la temporada de 1899, la Nacional se redujo de doce a ocho equipos, y los Coroneles fueron uno de los clubes que desaparecieron. Wagner fue a parar a los Piratas de Pittsburgh para convertirse en la figura más importante en la historia de la franquicia.

La llegada de Honus Wagner a los Piratas, significó su consagración como toletero. Ese año, 1900, el primero con los Piratas, Honus ganó su primera corona de bateo con promedio de .381 y también ganó el departamento de dobles con 45, de triples con 22 y de slugging con .573.

En 1909, los Piratas ganaron su primera Serie Mundial al derrotar en siete encuentros a los Tigres de Detroit, cuya estrella era Ty Cobb. Wagner bateó en esa clásico para .333 y se estafó seis almohadillas.

Wagner se retiró 17 de septiembre de 1917. Dejó el récord de más hits de por vida en la Nacional: 3.420, marca que se mantuvo por 45 años, hasta que Stan Musial lo rompió en 1962. Murió el 6 de diciembre de 1955.

La entrada Honus Wagner dejó huella a punta de leña y velocidad se publicó primero en Líder en deportes.



Fuente: Líder en Deportes