18 julio, 2024

Lovera doblegó a Argañaraz y Abellaneda a López en Cutral Có

Matías “Monzón” Lovera

El ex campeón argentino correntino Matías “Monzón” Lovera se impuso sobre el bonaerense Nicolás “Pupi” Argañaraz, por puntos, en fallo unánime, tras diez asaltos, y así conquistó el título sudamericano mediopesado, que se encontraba vacante, en uno de los combates estelares de la velada desarrollada el viernes por la noche en el Gimnasio Municipal Enrique Mosconi, de Cutral Có, Neuquén, Argentina, en una nueva producción de Argentina Boxing Promotions, de Mario Margossian, televisada en vivo a través de TyC Sports TyC Sports Play en su ciclo Boxeo de Primera.

En el otro combate estelar de la noche, la doble campeona nacional, la sanjuanina Yamila Abellaneda, dominó a la doble campeona mundial chubutense Claudia “La Chica 10” López, por puntos, en fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por segunda ocasión su título argentino superligero.

En un duelo cambiante, Lovera (ahora 18-2-1, 12 KOs), ex campeón argentino supermediano y actual Nº 4 del ranking argentino mediopesado, hizo pesar la profundidad y precisión de sus envíos para doblegar a Argañaraz (12-5-1, 2 KOs), Nº 8 del mismo escalafón. Luego de un mejor inicio del correntino, donde parecía que despacharía rápidamente a su rival, el bonaerense apeló a su movilidad desde el segundo asalto. Cuando se repartían el dominio, en el sexto “Monzón” (77,500 kg.) descargó una potente derecha a la sien de “Pupi” (78,500 kg.) con que lo envió al suelo. A partir de allí, retomó el control del pleito combinando su derecha en punta y cross con su izquierda cruzada al rostro. Más allá de la reacción de su oponente en el final, la ventaja ya era indescontable, lo que fue ratificado por la decisión.

Las tarjetas de los jueces expresaron: Adolfo Alvarado 97-92, Carlos Villegas 96-93, y Fabián D’Aiello 95-94, todas para Lovera.

Lovera tomó rápidamente la iniciativa y presionó con su jab diestro en punta y sus pesadas izquierdas cruzadas y rectas al rostro. Argañaraz reaccionó en el segundo round con mayor movilidad y ganchos por afuera, pero el correntino repitió sus derechas en punta. A partir de allí, se fueron alternando el dominio. Mientras “Monzón” mermaba en su accionar apostando a impactos aislados, el bonaerense imponía mayor soltura golpeando por afuera, sin lastimar. Los permanentes traslados de “Pupi” le facilitaban la labor defensiva, tocando y saliendo desde las cuerdas a la zona alta de un rival que no conectaba. Hasta que en el sexto capítulo, Lovera lo tomó retrocediendo y descargó una derecha plena a la sien con que lo envió a la lona.

Algo más seguro, desde el séptimo Lovera ganó en precisión y perforó la guardia rival con sus cross a la mandíbula. La derecha recta y cruzada del correntino hacía mella en el rostro del bonaerense. La diferencia de precisión le permitía estirar ventajas al ex campeón nacional. En el final, Argañaraz retomó su movilidad e imprimió mayor ritmo con combinaciones arriba y abajo, pero no le alcanzó para revertir el resultado.

A los 28 años, Lovera, correntino radicado en San Miguel, Buenos Aires, quien el 25 de octubre de 2019 destruyó a Juan Rizo Patrón en dos giros y conquistó el título argentino supermediano, que retuvo sobre Wenceslao Mansilla, llegaba del 25 de agosto dominar al paraguayo Gustavo Domínguez Chamorro, y se alzó con su segundo cinturón. En tanto Argañaraz, acostumbrado a desempeñarse en peso crucero donde fue retador sudamericano y juvenil de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), venía del 16 de junio vencer a Néstor Campos.

ABELLANEDA DOMINÓ A LÓPEZ POR TÍTULO ARGENTINO

En el otro combate estelar de la noche, la doble campeona nacional, la sanjuanina Yamila Abellaneda (62,900 kg. y 18-6-1, 3 KOs), dominó a la doble campeona mundial chubutense Claudia “La Chica 10” López (61,600 kg. y 26-16, 6 KOs), por puntos, en fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por segunda ocasión su título argentino superligero.

Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Garayo 97-93, Omar Tapia 100-90, y Carlos Villegas 97-93.

En un encuentro en el que fue de menor a mayor, Abellaneda, que defendiera en cinco ocasiones el título argentino ligero, apeló a su frescura, mayor alcance, talla y sobre todo claridad en los envíos para construir su triunfo. Por más que López, ex campeona mundial pluma interina de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y superpluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), además de monarca latina y retadora mundialista ligero, y actual Nº 4 del ranking argentino superligero, exhibió su agresividad desde el inicio, la sanjuanina la neutralizó. Desde la segunda mitad, la diferencia física fue determinante. Los largos jabs y cross de Abellaneda frenaban cada arresto de la retadora, tanto cuando tomaba la iniciativa como de contragolpe, para así culminar su holgada victoria.

A los 29 años, Abellenada, que fuera monarca nacional ligero entre febrero de 2020 y enero de 2023, defendió por segunda vez el cetro argentino superligero que conquistó el pasado 8 de abril cuando derrotó a Pamela Benavídez y que retuvo el 29 de julio por idéntico resultado sobre Marisa Portillo en sendos fallos unánimes.

RAMÍREZ DESPACHÓ A ROMERO EN DUELO DE INVICTOS

Más allá de los duelos principales, una atractiva programación completó la cartelera. En duelo de invictos en categoría crucero, el ascendente bonaerense Kevin Ramírez (89,500 kg. y 5-0-1, 1 KO) despachó al neuquino Miguel Romero (82,500 kg. y 2-1, 2 KOs), por nocaut en el primer round, luego de enviarlo a la lona en dos ocasiones, y motivo la decisión del árbitro Daniel Bogado.

VICTORIAS DE PÉREZ Y GORSD

En división ligero, el salteño Antonio Pérez (61,200 kg. y 10-4-1, 2 KOs) doblegó al neuquino Facundo Huanque (59,600 kg. y 3-14-4), por puntos, en decisión unánime, tras cuatro capítulos. Las tarjetas de los jueces fueron: Jorge Garayo, Carlos Villegas y Fabián D’Aiello, todos 39-37.

Finalmente, en peso ligero, el chubutense Facundo Gorsd (60,500 kg. y 2-1, 2 KOs) dio cuenta del rionegrino afincado en Cutral Có, Ezequiel Nieva (61,300 kg. y 4-2-3), por nocaut técnico en el tercer episodio, luego de que un profuso sangrado nasal del local obligara al árbitro Daniel Bogado a señalar el final.

Ver fuente