16 mayo, 2022

Visión de juego | El número de equipos en Primera es un cuento de nunca acabar

[ad_1]

El número de equipos que deberían competir en la Primera División del fútbol venezolano ha sido un tema de inagotable debate. A lo largo de la historia del fútbol profesional que se inició en 1957, los campeonatos se han organizado con pocos o muchos equipos, en formatos de todos contra todos, divididos en torneo apertura y clausura, o en divisiones para disputar un hexagonal final como ocurre en esta temporada.

De las seis divisas, todas capitalinas, de aquella primera edición de la Copa IND, organizada por la Liga Mayor de Fútbol en el año 57, se pasó a tener 10 participantes con la incorporación de equipos de la provincia como Anzoátegui, Aragua, Lara, Valencia y Zulia. Se inició así, en la década de los sesenta, un progresivo desplazamiento del fútbol hacia el interior del país que vivió su mayor esplendor con los cinco títulos alcanzados por el Portuguesa, y la posterior consolidación del Deportivo Táchira como el club con más seguidores y éxitos en el Occidente del país.

Los nuevos estadios que dejó la Copa América 2007 obligó a la FVF a realizar una nueva expansión, con el propósito de aprovechar esas instalaciones. Así que de 10 equipos en la temporada 2006-07 se pasó a 18 equipos, gracias al ascenso de 8 divisas aprobadas por la FVF. De esas 18 hemos pasado a 21 y el próximo año se reducirán a 19, en virtud de la reciente resolución aprobada por la entidad según la cual habrá tres descensos y un ascenso de segunda división.

La realidad es que jugando con 5 con 10 o con 21 equipos, el fútbol profesional en Venezuela sigue sin consolidarse, y menos aún en medio de la recesión económica que afecta al país. En ese sentido, jugar con 19 parece un sin sentido. Lo lógico es que el torneo recupere la paridad y se juegue con 18 para que ningún competidor tenga semana libre y el calendario sea equilibrado, como ocurre en todas las ligas serias del mundo.

Entendemos que un acuerdo entre la Liga Futve y la FVF dejó en manos de esta última la decisión de los descensos, pero en el futuro deben ser los miembros de la liga profesional en asamblea los que tomen la decisión de cuántos equipos deben participar. Si la Liga Profesional quiere disputar su campeonato con 10, 18 o 20 equipos, debe ser una decisión autónoma, apegada a sus reglamentos e intereses deportivos.

La cantidad de clubes que compitan, sin embargo, debe estar supeditada a que cumplan a rajatabla con la Licencia de Clubes exigida por Conmebol. En ese sentido, la nueva directiva de la FVF debe poner fin a los subterfugios de los equipos para incumplir con sus responsabilidades y asumir efectivamente su carácter profesional. Hay que revisar las licencias otorgadas en el pasado reciente, realizadas de manera discrecional y con fines netamente electorales. ¿Cuántos equipos cumplieron con el reglamente de la Conmebol para recibir esta buena pro?

La FVF debe establecer un límite de tiempo para que los clubes que funcionan como asociaciones civiles sin fines de lucro se conviertan en sociedades anónimas, con el propósito de que tengan la obligación de responder, con el patrimonio de la compañía y sus directivos, por las obligaciones contractuales y deudas que se deriven de su gestión.

Jugar con más o menos equipos no es garantía de calidad. Una Liga Profesional con 21, 19 o 18 equipos seguirá funcionando con las mismas dificultades organizativas, marcadas por los impagos y clubes golondrinas que aparecen y desaparecen, hasta que las reglas para participar en el campeonato sean rigurosas y se respeten a rajatabla. La solución a largo plazo es que la FVF y la Liga Futve exijan a los equipos que se profesionalicen de verdad.

Código de Conducta de la Vinotinto atenta contra el ejercicio del periodismo

El reciente Código de Comportamiento que la Federación Venezolana de Fútbol aprobó para regir la conducta de los jugadores convocados a las distintas selecciones nacionales busca cuidar la imagen de la Vinotinto. Se entiende que la nueva directiva quiera evitar los desaguisados ocurridos en el pasado, cuando los jugadores de la selección utilizaron sus cuentas en las redes sociales para sentar posiciones, hacer reclamos y hasta pedir la renuncia de los dirigentes a través de comunicados públicos.

A partir de ahora la FVF prohíbe a los futbolistas que integren las selecciones nacionales ventilar públicamente sus discrepancias, so pena de ser multados o hasta ser apartados del equipo. También se impedirá que los jugadores estén pegados a los celulares, cuando deben atender las charlas, durante las comidas o en el camerino, como prohíbe Pep Guardiola en el Manchester City.

Pero revisando el código topamos con otra restricción. Los jugadores no podrán ofrecer entrevistas a los medios, sin la aprobación del Departamento de Comunicación de la FVF, lo cual es una violación al libre acceso a las fuentes y el derecho a la información.

¿A quién se le habrá ocurrido incluir este artículo que atenta contra el ejercicio del periodismo?

El fútbol femenino debe gozar de autonomía para poder crecer

El fútbol femenino ha vivido un crecimiento exponencial en Venezuela. Cada vez hay más chamas dedicadas a patear el balón y hacer carrera en las canchas, como lo revela el número de jugadoras fichadas por clubes extranjeros, con Deyna Castellanos a la cabeza en el Atlético de Madrid.

Para que este crecimiento evolucione también hace falta una Liga Profesional Femenina, independiente, en la que participen los equipos que sí apoyan a la jugadoras. Es un error restringir la participación solo a los equipos femeninos vinculados a los clubes de Primera División, como acaba de ocurrir en el reciente torneo ganado por las chamas de Yaracuyanos. ¿Por qué se impidió jugar a Flor de Patria o al Atlético SC, campeón de 2020? Hay que abrir las puertas y acoger a quienes apoyen el crecimiento del fútbol femenil.

Visión de juego | Pedro Zárraga, una voz sin estridencia
Visión de juego | Conflicto legal en Feveda alcanzó ribetes gansteriles

La entrada Visión de juego | El número de equipos en Primera es un cuento de nunca acabar se publicó primero en Líder en deportes.

[ad_2]

Fuente: Líder en Deportes