19 mayo, 2022

Se cumplen 40 años del penal «A lo Panenka»

Antonin Panenka

Tras dejar fuera de carrera a la Holanda de Johan Cruyff, en semifinales de la Euro de 1976, estábamos todos eufóricos, porque nadie esperaba que llegáramos a la final. Para ese compromiso, si se llegaba a penales, cosa que se dio ante la poderosa Alemania de Franz Beckenbabuer, Gerd Muller, Bernd Schuster, Sepp Maier, entre otros..un checo talentoso de nombre Antonin Panenka tuvo en mente hacer algo que ninguno en la historia hizo: Patear un penal por el centro del arco sutilmente para engañar al portero.

«Yo no tenía la menor idea sobre la repercusión que mi penalti tendría en el mundo del fútbol, pero estoy feliz de que pasara a la historia. Estoy orgulloso de saber que la palabra ‘Panenka’ ahora existe en varios idiomas, incluyendo el español, eso significa que dejé huella en el fútbol» relata el checo.

¿Qué siente cuando ve que cada año decenas de jugadores, entre ellos algunos como Leo Messi, se atrevan a lanzar penaltis a lo Panenka?

«Me alegro de que la idea no haya muerto. Y me alegro de que, 40 años después, todavía haya jugadores, incluyendo grandes estrellas como Totti, Zidane, Ibrahimovic o Messi, que tratan de emular el penal ‘estilo Panenka‘. Es un gran honor para mí».

Sin embargo, no a todos los que se armaron de valor para intentar semejante osadia les salió bien. Luis Manuel Seijas, que intentó sorprender sin fortuna al portero argentino Sergio Romero en los cuartos de final de la Copa América Centenario. Un fallo monumental que despertó miles de burlas de los hinchas de la albiceleste… y el lógico cabreo de los de la vinotinto, desde el mismo estadio hasta amenazas en las redes sociales del actual jugador del Internacional de Porto Alegre de Brasil.

Ni siquiera los mismísimos Andrea Pirlo y Cristiano Ronaldo, cracks y figuras de Italia y Portugal respectivamente se han librado de una cantada de este calibre, pues en un partido de la UEFA Champions League, el luso del Real Madrid ante el Copenhague también falló uno.